Buscar
  • Guillermo Guevara

Emprende con el pie derecho: los 10 pasos que la mayoría de los emprendedores ignoran




Los humanos percibimos el riesgo y peligro de una forma muy peculiar. A veces, no todo lo que nos causa miedo es peligroso, y no todo lo peligroso nos da miedo. Por ejemplo, le tenemos más temor a los tiburones que a los mosquitos, y nos pone más nerviosos volar que bañarnos. Sin embargo, los mosquitos causan más muertes al año que los tiburones, y al año mueren más personas al bañarse que en un accidente de avión. Si bien la percepción de riesgo y peligro comúnmente está basada en experiencias personales, también es afectada por el desconocimiento y la falta de información.


El emprendimiento sí es riesgoso, contrario a lo que muchos “gurús” y “coaches” mencionan. La causa de que la gran mayoría de los emprendimientos fracasen es la falta de información y no de “echarle ganas” y/o “trabajar duro”. Reid Hoffman, fundador de LinkedIn, describe con exactitud al emprendedor como “alguien que saltará de un acantilado y armará un avión en el camino hacia abajo”. Es imposible librarnos de todos los riesgos que existen al emprender; sin embargo, si se emprende de manera informada, es posible evaluar los riesgos. Como resultado, el peligro de fracasar disminuye y se asemeja más a la probabilidad de morir a manos de un tiburón que por la picadura de un mosquito.


“Bueno, ¿cuál es la forma correcta?”, te preguntarás. Ojalá existiera una sola respuesta. Como todo en la vida, los emprendimientos varían radicalmente entre sí. No obstante, a pesar de sus diferencias, todos comparten elementos que, si se planean de forma adecuada, reducen exponencialmente las probabilidades de fracasar. Algunos de estos elementos son los siguientes:


· Establece en qué nicho situarás tu idea, producto o servicio.

· Investiga exhaustivamente tu mercado.

· Arma tu equipo.

· Define tu misión, el porqué estás actuando.

· Utiliza tu misión y cultura como brújula en tu crecimiento.

· Precisa cuáles serán tus fuentes de capital.

· Aprende a pivotar y responde a tus consumidores.

· Aprovecha tu ubicación física como estrategia de crecimiento.

· Protege tu propiedad intelectual.

· Utiliza la amabilidad como piedra angular de tu servicio.


En las próximas semanas estaremos ahondando a detalle en estos temas para desmitificar el emprendimiento, ayudándote a ti, emprendedor, a diseñar bien los planos de tu avión antes de lanzarte del acantilado.

92 vistas0 comentarios