Buscar
  • Equipo Legalister

¿Quieres emprender? Conoce 4 interesantes alternativas para obtener financiamiento


Una de las primeras y más determinantes etapas al emprender es el establecer con qué recursos se operará. El método más común es asumir algún tipo de deuda y pagarla a medida que el negocio va creciendo, aunque esta no es la única alternativa.

En realidad, las opciones de financiamiento dependen de algunas variables como: el tipo de negocio que desees iniciar, cuánto dinero necesitas, tu presupuesto actual y hasta la tolerancia que tengas a asumir riesgos. Para echarte una mano, hemos recopilado 4 métodos que podrían serte de utilidad.


Bootstrapping

En términos simples, bootstrapping significa emprender sin financiamiento. Quienes se inclinan por esta alternativa comienzan invirtiendo ahorros personales para los primeros gastos operativos, hasta que empiezan a obtener ingresos por parte de sus clientes. Aunque no muchos conocen ese término, es una elección bastante típica para los inversores principiantes o sin experiencia previa.

Su principal ventaja es que te mantiene alejado de las deudas. Si por algún motivo las cosas no llegan a buen puerto, no te verás en la obligación de pagar préstamos. Pero si llegas a tener éxito, tendrás suficiente capital para atraer más inversiones y seguir creciendo. Ten en cuenta que los ingresos no llegarán de la noche a la mañana, por lo que se requiere de habilidad y mucha paciencia.


Friends & Family

Muchos empresarios primerizos deciden financiar sus emprendimientos a través de sus familiares, amigos y entorno cercano. Ellos pueden destinar recursos a través de un préstamo o tomando acciones de la empresa. En este caso, es primordial que todos tengan claro de qué se trata la inversión, cuáles son los riesgos asociados y cuándo se comenzaría a generar ingresos.

Algunos especialistas recomiendan no seguir este camino por razones muy concretas. Si el negocio fracasa, es probable que el vínculo afectivo se deteriore, y en otros casos, existe la posibilidad de que el amigo o familiar quiera interferir en las decisiones comerciales.

Nosotros creemos que es posible tomar esta alternativa, pero con sumo cuidado. Es necesario recurrir a personas de confianza, que los acuerdos queden registrados por escrito y que el endeudamiento sea a corto o mediano plazo.


Crédito comercial

Con toda probabilidad conoces esta alternativa, ya que es la fuente más común de financiamiento a corto plazo que tienen las empresas a su disposición. Consiste en solicitar préstamos o líneas de créditos al banco, con el fin de reemplazarlos más adelante, incluyendo por lo general un porcentaje de interés.

Es necesario cumplir una serie de requisitos para aplicar a un crédito. Lo más importante es no tener deudas pendientes y mantener un buen historial crediticio. Puede que ciertos estándares sean estrictos, pero muchos bancos ofrecen facilidades a las pequeñas empresas. Lo importante es que ninguna de estas entidades tiene control sobre cómo manejas tu emprendimiento.

La principal desventaja de los créditos comerciales es que siempre debes contar con capital suficiente para estar al día con los pagos, lo que supone cierto riesgo para las empresas que se encuentran en etapa inicial.


Fondos de capital privado

Los fondos de capital privado o “private equity” son una alternativa de inversión a largo plazo que ha ganado gran popularidad en América Latina durante los últimos años. Están a cargo de inversiones institucionales y acreditados que actúan como “héroes ocultos”, quienes destinan recursos a emprendimientos con alto potencial de crecimiento, convirtiéndose en socios temporales.

Al cabo de un periodo de 7 o 10 años, el fondo pondrá en marcha una estrategia para recuperar su inversión. Estos recursos pueden destinarse a otros fondos o al mercado bursátil. Empresas de la talla de Apple, Microsoft, Facebook o Amazon recibieron fondos de capital privado en alguna etapa de su historia.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo